Boulevard Suyapa, Edificio Metropolis, Torre 1, Piso 12, Oficina 11210. Tegucigalpa, Honduras. info@anaprohfar.org

Venden medicinas falsas y originales bajo sol y agua

Venden medicinas falsas y originales bajo sol y agua

Bandas de delincuentes falsifican pastillas de alta demanda en Honduras. Médicos están en alerta ante ingreso de medicinas falsas de El Salvador.

San Pedro Sula, Honduras.

Medicamentos falsos producidos por bandas de delincuentes y pastillas originales ofrecidas bajo sol y agua se multiplican en los mercados populares y ponen en jaque la salud de los consumidores hondureños.

Las marcas Musflex Compuesto, pastillas consumidas por los hondureños para atenuar los dolores musculo-esqueléticos, y Sertal Compuesto, utilizadas contra síndromes espasmódicos, son en este momento las más afectadas por los falsificadores.

La Compañía Farmacéutica MC, fabricante de Musflex Compuesto, ha denunciado ante el Ministerio Público y Agencia de Regulación Sanitaria (Arsa) la falsificación de su producto y ha advertido sobre el riesgo que corren las personas que lo consumen.

Blísteres de sulfato ferroso, ibuprofeno, ampicilina, amoxicilina y acetaminofén comprados por periodistas de LA PRENSA en los mercados de San Pedro Sula.

“Confiamos en que las autoridades de la Secretaría de Salud, Agencia de Regulación Sanitaria (Arsa), Sistema de Administración de Rentas (Sar), Dirección Adjunta de Rentas Aduaneras (Dara), Secretaría de Seguridad y Ministerio Público continuarán su trabajo de vigilancia para que no se repitan estos delitos en contra de la salud, violación a la propiedad intelectual, fraude, evasión tributaria y estafa contra comerciantes, farmacéuticos y público en general”, expuso ese laboratorio en un comunicado reciente.

Las bandas de falsificadores hacen copias casi idénticas de las viñetas y fabrican los blísteres de plástico con características similares para que los consumidores no duden al momento de comprar.

De manera artesanal y en condiciones insalubres, los piratas arman las pastillas o rellenan las cápsulas con harina en bodegas clandestinas equipadas solamente con barriles y cajas, manifestó una fuente.

Las bandas de falsificadores que operan en el país están integradas por hondureños y extranjeros, según una fuente.

Importadas

Algunos médicos hondureños y propietarios de farmacias pequeñas se encuentran en alerta ante la comercialización de pastillas falsas de Sertal Compuesto procedentes de El Salvador.

A inicios de este mes, la Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) de El Salvador informó que “esta dirección ha investigado la sospecha de medicamento falsificado Sertal Compuesto, lote 13965, con fecha de vencimiento en 08/19, el cual ha sido confirmado por el titular del registro sanitario como producto falsificado”.

Según esa entidad salvadoreña, “el producto mencionado fue investigado, constatándose que no corresponde a unidades legítimamente fabricadas por Roemmers S.A., presentando diferencias en la coloración de las tabletas, diferencias en los textos, empaques y viñetas, tamaño del blíster, fecha de vencimiento, la cual no corresponde al tiempo de duración del producto, número de lote 13965, que no ha sido fabricado por el laboratorio (…)”.

Descontrol

La comercialización de medicamentos falsos en mercados populares está acompañada con la venta de productos originales bajo condiciones inapropiadas, han confirmado periodistas de LA PRENSA.

“Estas las vendo a 10 lempiras porque mi hijo las compra baratas”, relató una anciana que vende pastillas en una de las calles del barrio Medina de San Pedro Sula. Sobre una mesa, colocada frente a un cubículo hechizo de madera, esta mujer comercializa los blísteres de 10 unidades de ampicilina, amoxicilina, acetaminofén y una decena de medicamentos expuestos a altas temperaturas.

Periodistas de LA PRENSA constataron que, al igual que ella, muchos pequeños comerciantes informales ofrecen a L10 los blísteres de 10 unidades de sulfato ferroso, ibuprofeno y otras pastillas que en las farmacias tienen un precio superior a L70.

Un gerente de un laboratorio fabricante de una de las marcas explicó que efectivamente los comerciantes informales pueden vender un blíster a L10, siete veces menos del precio de una farmacia, pues “ellos adquieren los productos en bodegas”.

“Los bodegueros, que han adquirido permisos de parte de las autoridades, tienen capacidad para negociar con los laboratorios y comprar grandes volúmenes. Estos le venden a comerciantes de diferentes partes del país a precios bajos. Mientras, las farmacias no tienen capacidad de negociar precios porque compran pocas cajas de un medicamento”, dijo.

Fuente: www.laprensa.hn/actualidad/1171433-410/venden-medicinas-falsas-mercados-ministerio_publico-honduras-el_salvador?utm_source=appios&utm_medium=social&utm_campaign=appios 

Dejar un Comentario